Atención al cliente: 917 995 866

Blog

Como respirar bien mientras corres

Para un runner, la respiración es una de las cosas más importantes que determinará el rendimiento de su actividad física. Mientras realizas un esfuerzo físico, el organismo pide una mayor cantidad de oxígeno y el encargado de realizar el cambio de oxígeno al dióxido de carbono son los pulmones.

En tu esfuerzo durante la carrera, la respiración se hace esencial por varios motivos, el más importante es el rendimiento, ya que uno de los errores que más se comete mientras se corre es la respiración. La gente tiene la costumbre de utilizar un ritmo más elevado del que se puede y esto hace que tengas que parar al poco tiempo.

Un runner principiante, debe entender que por lo menos en los comienzos, dominar la manera de respirar es fundamental para el progreso como corredor. Por lo tanto, correr a un ritmo con el que puedas respirar bien va a ser algo fundamental. Si no consigues hacer bien esto, es que estas corriendo a un ritmo demasiado alto y la solución es bajar la velocidad de la carrera. La gente que no está acostumbrada a correr, es muy normal que hasta el cabo de un buen tiempo no domine la respiración correctamente. La experiencia será tu mayor maestro en este aspecto.

Una de las consecuencias de respirar de una manera incorrecta, es el famoso flato. Así que para evitar evitar esto, como debemos hacerlo para mejorar nuestra respiración en nuestra carrera?

Respirar bien mientras corres es algo que pasa por la práctica y la experiencia, por este motivo, cuando le preguntas como respira a un corredor experimentado y con varios kilómetros corridos, te contestará que no sabe exactamente como, que es una acción inconsciente y que para nada lo hace a la fuerza.

Si vamos a un ritmo sostenible, lo más común es coger aire por la nariz y expulsarlo por la boca porque en situación de esfuerzo, es complicado que la nariz dispense la cantidad de oxígeno que necesitamos. Realmente existen cuatro tipos de respiraciones, os las explicamos:

Abdominal: Al coger aire, se intenta hinchar el abdomen y no el pecho. Al hacer este ejercicio lentamente, el diafragma descenderá de forma suave y realizará una especie de masaje abdominal. A continuación, se expulsa el aire de forma pausada. De esta manera se consigue una óptima oxigenación y bajar de una forma sorprendente el pulso.

Torácica: Este tipo de respiración es la que, como norma general, se utiliza a lo largo del día, pero también a la hora de correr. La diferencia con la anterior forma de respirar, es la patente resistencia a la entrada del aire y por lo tanto, no te permite obtener tanto volumen de oxígeno, necesitando más repeticiones para suministrar la misma cantidad

Clavicular: De las anteriores mencionadas, esta es la menos eficiente y solo se consigue aire en la parte superior de los pulmones. Con esta no se ventilarán los pulmones de forma suficiente, por lo que seguramente se rompa la sincronía entre la respiración y la frecuencia cardíaca.

Completa: Si se consigue unificar las tres respiraciones anteriores, estarás realizando una respiración completa y por lo tanto conseguirás llenar los pulmones al máximo y de la misma manera, vaciarlos del todo.

Es imposible hacer que nuestros pulmones tengan más capacidad de respiración, pero lo que si que podemos hacer es reeducar nuestra respiración para hacerla más eficiente, rápida y mejorar nuestro rendimiento.

No comments yet.

Deja un comentario

La web de Somnosana utiliza Cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR